” la Guerra del 47 en Paraguay”, entrevista de Arturo Rahi por Ever Roman, El Yacaré, noviembre de 2007

 

Dibujo de:

Charles Da Ponte

 

 

 

 

Mil novecientos 47
Entrevista a Arturo Rahi

 

El viejo y emérito histor"iador _ emérito al menos para la historia que trata de ser honesta: una historia que indaga y denuncia_ divaga improvisando sobre los acontecimientos de la Guerra Civil del 47.

Está en su casa de Sajonia, son las 10 de la mañana y hace un calor del carajo. A medida que va soltado frases, no para de parpadear. Arturo Rahi parpadea sin parar mientras habla, ya con el ojo izquierdo, ya con el derecho; parece estar haciendo guiños de broma, como si lo que dijera fueran nada más que chistes y no quisiera que nadie se confunda.

Por momentos repite: “No tengo más memoria, tengo un problema cerebral, no me acuerdo de muchos nombres, pero lo tengo todo documentado. En mis libros encontrarán más claros mis comentarios”. Pero como la pasión no está en el cerebro, Arturo Rahi continúa explicando su esbozo de la historia de la época en que los pynandi fueron responsables de tantas muertes. La voz que sigue es la del señor Rahi…

 

Con una caja de fósforo se designó al presidente

“Empezó con la venta del Chaco en el gobierno de Paiva; y las leyes fascistas durante el gobierno de Estigarribia, y la Constitución de 1940 implantada por decreto, con autoría y firma de liberales. Estigarribia era dictatorial desde la época de la Guerra del Chaco. Al defensor de Nanawa, Irrazábal, le corrió en plena guerra del ejército por no estar con él. Y así a otros muchos.

Higinio Morínigo, pobretón en la guerra, nunca combatió. Estuvo en Puerto Casado en Isla Po’i.  Fue protegido de Estigarribia, en cuyo gobierno fue Ministro de Guerra. Con una caja de fósforos se decidió su asignación como presidente. Se tiró una caja y el del palito más corto fue Morínigo y así fue presidente. No me acuerdo quién fue el que compitió con él en el sorteo. El único que negó que se hizo un sorteo así fue el Coronel Pampliega. Pero así fue.

Morínigo era antiliberal a muerte. Echó a todos los ministros liberales… Codas y Prieto se negaron a firmar la Constitución esa. Napoleón III y Morínigo fueron los únicos que hicieron golpes en sus gobiernos para instaurarse como dictadores. Efraín Cardozo fue uno de los firmantes de la “venta” del Chaco. Cuando Morínigo le pregunta, después del golpe, con quién está, Cardozo le contesta: "El partido liberal es un cadáver y yo no duermo con cadáveres. ¡Yo estoy con usted, mi general!"

Subió Morínigo después de Estigarribia e instauró sus leyes fascistas. Las leyes que ya habían sido fabricadas con Estigarribia. Morínigo limpió de liberales su gobierno (1940-1946), y fue apoyado por el gobierno de Estados Unidos. Todas las dictaduras latinoamericanas fueron apoyadas por Estados Unidos…

Morínigo estuvo tranquilo, con un gobierno a lo Mussolini, hasta que en 1946 se sublevó la oficialidad joven del ejército paraguayo. Tomaron la caballería y luego todo el ejército. Instauraron un parlamento democrático, hasta a los comunistas invitaron.
Pero dejaron a Morínigo en el poder. Ese fue un error que no tenía que cometer. Esta época es la conocida como la primavera democrática. Los febreristas llamaron hasta a los colorados. Duró seis meses.”

Asunción se llenó de pynandi

“El 11 de enero de 1947 los febreristas renunciaron. Quedaron solo los colorados. Estaba Stroessner. Se reunieron en Mburuvicha Róga. Votaron por un gabinete puramente militar y colorado.

El 12 de enero Díaz de Vivar y Enrique Jiménez votaron en contra del gabinete.

El 13 de enero Asunción amaneció copada. Se apresó a toda la oficialidad joven del ejército. La primera semana hubo 600 apresamientos. Rafael Franco estuvo preso en la policía.

El levantamiento no fue organizado. Empezó la marina, que peleó tres días, hasta que mataron a casi todos. Los que lograron escapar fueron por río hasta Clorinda, donde llevaron los armamentos para que no los utilice el ejército. Desarmaron los cañones de los buques. Después se sublevaron en Concepción, donde instauraron un gobierno militar, pues decían que la revolución era puramente institucional, del ejército contra una parte del ejército. Después se sublevaron en el Chaco. Se presentaron miles de ex-combatientes de la Guerra del Chaco, pero los militares los rechazaban porque decían que era institucional la sublevación. En total eran tres mil hombres los sublevados, en el Chaco y Concepción.

Los comunistas nunca fueron número. A lo mejor si obtenían el 1% iba a ser muchísimo. Fue propaganda colorada nomás el ponerle a ellos de pantalla. Apoyaron públicamente el levantamiento pero nunca fueron número. Obdulio Barthe fue uno de los pocos comunistas que fueron a Concepción.

Asunción se llenó de pynandi. Veinte mil hombres llegó a tener el ejército. En cuatro meses tomaron Concepción. Los pynandi tenían todo el armamento del ejército, menos los barcos secuestrados por los de la marina, que estaban en Clorinda. Se produjo el desligamiento de Concepción. Los revolucionarios tomaron los barcos desde puerto Casado y se embarcaron y avanzaron hacia Asunción. Llegaron hasta Villeta.

Cinco mil muertos hubo en las rapiñas del 47. Entraban por ejemplo en las estancias, rapiñaban todo y mataban a todos.

Perón mandó de Argentina dos barcos a los colorados como apoyo a la defensa de Asuncón: el “Granville” y el “Drummond”. Los revolucionarios fueron cercados, por losde Asunción y por los que volvían de Concepción.

Ahí se acabó la revolución.”

Nunca se generó tanto odio

“Yo tenía 17 años y mi papá me decía: "La guerra civil del 22 entre liberales, los saco-mbykycontra los saco-pukufue mucho más sangrienta en batalla; pero no dejaron tanto odio posterior".

Así era. Acá siempre hubo revoluciones, pero se declaraba una amnistía y todos volvían otra vez a trabajar y vivir en Paraguay. Gracias a eso hubo gente para pelear en el Chaco. Pero los colorados saquearon todo. Nunca antes se generó tanto odio. Mataban y saqueaban los pynandi. Mario Ferrario, por ejemplo. Un ladrón. A un doctor apellidado Casco, liberal, los pynandi le visitaron en camión, le dejaron en calzoncillos y le mataron en la calle, en la esquina del Banco Central. Enrique Volta Gaona era el que dirigía los saqueos. Por radio iba avisando: Fulano es liberal, Mengano es febrerista. Y ya eran órdenes para los pynandi.

Así como en la guerra del 70 los brasileños saquearon todo, así fue en la guerra del 47. Trescientos mil exiliados hubo, en una época que el país tenía 1.200.000 habitantes. Veinticinco por ciento de la población se fue. Todo el norte argentino fue poblado. Por eso Posadas, Corrientes, Resistencia, Formosa y Clorinda están llenas de gente con parientes de paraguayos. Los intelectuales volvieron después, pero el pueblo ya se instaló allí. Y se quedó, trabajando, viviendo”.

Entrevista por Ever Román

 

 

 

 

 

 

presentacion contacto

 

About these ads

Acerca de eroxacourthes

French traveller, writer and translator, foolish of Latin Amarica!!!
Esta entrada fue publicada en Livres. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s