“Globalización, diversidad cultural y pobreza”, por Mauricio Langon

 

 

 

 

 

Mauricio Langon

 

 

 

 

 

fr

 

es

 

de

 

po

 

en

 

 

 

 

 

Ref : 

000005903

 

 

Date : 

2003-02-24

 

 

Langue : 

Espagnol

 

 

 

 

 

 

 

La integración de la diversidad cultural en la reflexión y los programas de acción en materia de lucha contra la pobreza

 


Introducción

El presente capítulo quiere contribuir a la reflexión respecto a las relaciones entre diversidad cultural y pobreza y extraer consecuencias para el Plan de acción de la UNESCO. Porque, notoriamente, los trabajos y documentos sobre la pobreza no hacen, generalmente, ninguna referencia a la diversidad cultural, y aquellos relativos a la diversidad cultural dejan de lado la problemática de la pobreza. Y la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural no es una excepción.

Ese es el asombro al que enfrenta mi reflexión, pues uno de los fenómenos que rompe los ojos es el estrecho lazo que encadena los dos problemas. La mayoría de los pobres, léase, de los "extremadamente pobres" (cf. Banco Mundial), aquellos que son conducidos casi -y sin casi- a la muerte física, pertenece a culturas oprimidas; y la mayoría de las culturas oprimidas (es decir, la casi totalidad de las culturas cuya diversidad se trata de salvar y promover) está empobrecida, o sea, en peligro de extinción; incluso se habla de ellas como de culturas condenadas (Augusto Roa Bastos).

Estamos ante un único proceso que, por un lado, produce el empobrecimiento acelerado de la mayor parte de la población mundial y, por otro lado, produce la destrucción de la mayor parte de las culturas y, en consecuencia, de la diversidad cultural. Un proceso que tiene en su horizonte el genocidio y el etnocidio a escala planetaria, o sea, la destrucción de las condiciones de posibilidad de la reproducción de la vida humana.

Puede comprenderse entonces que toda reflexión y todo plan de acción que no tenga en cuenta esta relación intrínseca entre la problemática de la pobreza y la de la diversidad cultural está condenada de antemano al fracaso (cosa que las experiencias en curso demuestran ya bastante claramente). Si no se parte de esta relación no se puede llegar a una conceptualización adecuada, capaz de proponer planes de acción sostenibles.

Si las reflexiones y programas de acción no toman en cuenta ese vínculo es porque hay fuertes razones y razones de fuerza en juego. Y puede ser que esas razones se amparen en el realismo político, en el pragmatismo, en análisis de viabilidad. Pero son justamente esas razones y relaciones de fuerzas las que impiden proponer la cuestión de la pobreza y de la diversidad cultural en términos "viables", porque ellas apuntan a sostener un sistema insostenible, porque dan por "bueno" e ineluctable un proceso inviable: es decir, que no permite la reproducción de la vida y de las culturas.

Pensar el vínculo pobreza/diversidad cultural.

Recorreremos tres itinerarios: el primero, sobre las nociones de identidad y diversidad culturales; el segundo, esbozando una conceptualización crítica; el tercero, proponiendo una conceptualización para pensar juntas diversidad cultural y pobreza(s).

Primer recorrido: Cultura(s), identidad(es) y diversidad(es).

La definición de "cultura"[1] debe entenderse no sólo como el acervo espiritual que la tradición de un grupo aporta a sus integrantes, sino también como el baluare simbólico en el cual uno se refugia para defender la significación de su existencia.[2] "Cultura" abarca los modos propios de cada grupo de instalarse en el mundo, de relacionarse con los otros y consigo mismo, de constuir sentido, de pensar. Cada grupo humano va forjando su identidad en un proceso histórico concreto, diferente del de otras culturas. Esta identidad constituye la perspectiva básica que condiciona (es decir, posibilita y limita) la experiencia y la acción de sus nuevas generaciones. Porque cada cultura supone una perspectiva distinta y porque todo hombre se hace tal en una cultura, cuando se habla de diversidad cultural se trata de pensar la relación entre diversas identidades.

Sólo en el seno de culturas diferentes hay seres humanos. No es, pues, propio de la condición humana acceder a un punto de vista supracultural que permitiera comparar las culturas. En este sentido las culturas con inconmensurables; pero no lo son si por tal se las entiende aisladas e incomunicadas: las culturas están siempre en relación unas con otras, y cada una se dirige a las otras desde su propia perspectiva. El problema consiste en establecer relaciones interculturales justas, enriquecedoras, que superen la mera tolerancia en una sociedad neutra. La ilusión de tal sociedad cae cuando se traspasan los límites de esa frágil tolerancia y ocupan toda la escena guerras deconquista o "guerras entre civilizaciones". Las relaciones entre las culturas pueden ser destructivas, pero también se las puede hacer constructivas.

No se trata de perder la propia identidad para comprender al otro, sino de abrir espacios interculturales para "vivir juntos", espacios que habiliten captar de las posibilidades y límites de la propia cultura, así como reconocer a las otras como humanas, justamente por ser "otras". Se abre entonces la posibilidad de avanzar en diá-logos intercultural: a través de distintos logos, pero también de diferentes pathos y ethos.

La diversidad de las identidades culturales puede comprenderse por analogía con el proceso natural de diversificación biológica. La capacidad humana de responder de modo diverso y original a nuevos desafíos es condición de posibilidad de la reproducción, humanización y enriquecimiento de la vida humana. La desaparición de una identidad cultural es siempre un empobrecimiento. La riqueza humana depende del desarrollo pleno de cada identidad cultural en un mundo de convivencia y de diálogo interculturales.

Segundo recorrido: Pobreza(s) / pobre(s)

Se habla de "pobreza" haciendo abstracción de sus relaciones, circunstancias y causas. Nadie es perfectamente "pobre", y la "pobreza" es una cualidad unilateralmente definida que cada uno posee en cierto grado. Si no hay más que una pobreza, se la puede reducir a cifra. Si se define la pobreza, en singular, se oculta la real diversidad de deseos, satisfactores y carencias humanas, y el pobre resulta ser el exluido, el que permanece fuera, en el umbral de la vida humana, pues sus ingresos -inferiores a cierto "límite"- lo privan de los "medios materiales para satisfacer mínimamente las necesidades humanas". Por cierto, es posible hacer cálculos para medir la pobreza. Pero se pierde de vista al hombre concreto empobrecido y conducido a una situación tal en que ya no puede desarrollar su estilo de vida y cultura propios. Se pierde igualmente la posibilidad de pensar la diversidad de pobrezas en la Historia y de comprender la diversidad de procesos de empobrecimiento. Los "pobres", reducidos a cifras, pierden su identidad; ya no tienen nombre sino número. Se intenta mejorar las cifras, no la vida de los seres humanos.

La más sofisticada de las definiciones de "pobreza", se funda sobre el criterio de las capacidades y se dice "multidimensional" porque una privación relativa de ingresos o de medios materiales puede producir "una privación absoluta de capacidad". Es la noción de pobreza humana. Esta incapacidad absoluta, esta "ausencia de ciertas capacidades para funcionar física y socialmente" ocurre porque se le niega las oportunidades y las opciones más fundamentales para el desarrollo humano. Incluso esta definición no deja espacio a la diversidad. Deja al pobre fuera de toda humanidad y diversidad. Reduce lo humano a una abstracta libertad de opción; como si lo humano no fuera sino tener la mayor posibilidad de elegir, en un mundo reducido a un inmenso shopping. El ideal humano sería así poseer un infinito poder de opción. Incluyendo la guerra; pues, mientras la ambición es infinita, los bienes son finitos y se están finiquitando.

Pobreza(s) / Riqueza(s)

Pobreza(s) / Riqueza(s)
Las relaciones "pobreza / riqueza" o "rico / pobre" han desaparecido. No queda ninguna connotación positiva del pobre(que no puede más ser "bienaventurado") o de la "pobreza" (que no puede ser más una "virtud"). Al mismo tiempo la riqueza, llegar a ser rico, es el bien "impecable".
La pobreza es el mal. Una enfermedad como el SIDA o la peste, que hay que controlar o extirpa mediante tratamientos médicos profilácticos o quirúrgicos. Y como los males físicos se parecen demasiado al mal ético, se termina por concebir a la pobreza como un peligro y a los pobres como delincuentes. Se pasa del médico al policía y del policía al soldado, de la lucha contra la pobreza a la lucha contra los pobres. La riqueza, por el contrario, sólo tiene características positivas, es el bien: no hay que controlarla, ni reducirla, ni extirparla. No hay que soñar más en un mundo sin ricos ni pobres, sino exterminar la pobleza y expandir la riqueza sin límites.
El éxito de los planes de lucha contra la pobreza (cf. Banco Mundial) consistiría en dar a todos la absoluta capacidad de opción. Pero eso no puede ser para todos, ya que el motor, -o sea, la competencia- perdería su sentido. El éxito de algunos implica el fracaso de otros, la expansión de la riqueza exige la expansión de la pobreza. En consecuencia, el éxito de la lucha contra la pobreza es su fracaso.
Estamos ante conceptualizaciones empobrecedoras. Hay que repensar la diversidad de las pobrezas y su riqueza. Y repensar ricamente la pobreza, porque hay diversidad de riquezas humanas, como decía Atahualpa Yupanqui de don Luis Acosta García: "hombre de lindas riquezas: guitarra, amigos, canción…"
Pobrezas / Diversidad cultural
Algunos no ven en los pobres más que seres humanos con la urgencia de satisfacer las necesidades ligadas a la vida humana; toda otra consideración les parece un lujo. Otros sólo ven la necesidad de salvaguardar las identidades culturales, su sentido de vida, hasta el extremo de rehusar las ayudas humanitarias. Situación paradojal: no captar la importancia crucial de la diversidad cultural agravará el empobrecimiento; no ver la importancia crucial de superar la pobreza atentaría directamente contra las condiciones de viabilidad de la diversidad cultural. En conclusión: no se puede considerar una sin la otra.

3. Tercer Recorrido: Lineamientos para integrar conceptualmente “Diversidad Cultural” y “Pobreza”

Se trata aquí de pensar la preservación y desarrollo de la diversidad de las identidades culturales humanas, que la Declaración universal sobre la diversidad cultural proclama "patrimonio común de la humanidad".[4]
La diversidad cultural es condición de la reproducción de la vida humana en general.[5] También condiciona la reproducción de la vida específicamente humana en cada grupo humano, en tanto la hominización es diversa para cada identidad cultural. Sólo hay seres humanos cuando se puede ser diversamente humano.

Partir de la diversidad cultural permite: i) el enriquecimiento mutuo de las culturas en interacción; ii) el enriquecimiento de la humanidad a través de los diversos caminos emprendidos por los distintos grupos humanos; iii) el enriquecimiento humano en espacios de convivenciaque van desarrollando un diá-logos intercultural, través de distintos pathos, ethos y logos; iv) el enriquecimientode cada uno en el seno de su cultura en diálogo con otras, en que radica a la vez la posibilidad de desarrollo autónomode cada persona y de cada cultura.

La diversidad cultural (diversidad de caminos, proyectos y plenitudes humanas), obliga a repensar en plural riquezas y pobrezas. Esto permitirá pensar: i) el modo particular de la riqueza de cada cultura; ii) el modo general de empobrecimiento que opera el sistema económico actual; iii) los efectos destructores de ese modo en cada cultura; y iv) las diversas modalidades de resistencia al mismo.

Hay que estudiar las características del pobre actual, excluido, vaciado de su identidad, su diversidad y su humanidad. Definido por negaciones, el pobre que ya no es trabajador explotado, sino desocupado dispuesto a ser explotado; no puede consumir, pero se consume; no es más ciudadano, desarraigado de toda cultura; pensado como individuo, desclasado, sin pueblo, sin comunidad, aislado-insolidario. Excluido de la humanidad, de la vida, del futuro, de la esperanza.

Pensando desde la diversidad cultural serán posibles el desarrollo de nuevas solidaridades en las nuevas pobrezas, modos alternativos de inclusión en una Humanidad diversificada; nuevos modos de organización del trabajo, de la producción, distribución y uso de los bienes; nuevas ciudadanías. Hay que crear inéditos viables.

Hay que repensar al pobre rico contemporáneo "incluido" en un círculo de dinero y poder, pero igualmente aislado, insolidario, irresponsable, y no libre, con su pobre espìritu repetitivo de siempre lo mismo. La lucha contra la pobreza es inseparable de la lucha contra la riqueza, como modelo humano y como concentracion de riquezas y poder. Ella debeser concebida como una lucha por el redescubrimiento de diversas riquezas.

Pensar al pobre desde la diversidad cultural, es pensar desde el pobre de cada cultura empobrecida como resultado de un proceso empobrecedor. Superar las situaciones de pobreza exige el conocimiento de ese proceso para liberarse de esa situación. Y esto, no para adquirir una ilusoria libertad de opción, sino para lograr -para cada cultura y cada hombre- la libertad de ser sí mismo y desarrollar el potencial de su propio modo de ser humano.

Notas:

[1] “La cultura debe ser considerada como el conjunto de los trazos distintivos espirituales y materiales, intelectuales y afectivos, que caracterizan una sociedad o un grupo social, y que ella incluye, además de las artes y las letras, los modos de vida, las maneras de vivir juntos, los sistemas de valor, las tradiciones y las creencias". (Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural, DUDC, París, 2 de noviembre de 2001.
[2] Kusch, Rodolfo: Esbozo de una antropología filosófica americana. S. A. de Padua (Bs. As.), 1978. V.t. el capítulo precedente redactado por Tanella Boni.
[3] Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo: Informe sobre desarrollo humano. Madrid, Mundi-Prensa, 1997
(4) DUDC: Articulo 1.
(5) DUDC: Articulo 1: "Fuente de intercambios, de innovacion y de creatividad, la diversidad cultural es, para el género humano, tan necesaria como la biodiversidad en el orden de lo viviente".

Bibliografia indicativa :

Fernández, Álvaro; Langon, Mauricio ; Quintela, Mabel, Salvo, Martha, Algunas consideraciones sobre el paradigma filosofico mbya. En: Picotti C., Dina V. (comp.): Pensar desde América; vigencia y desafíos actuales. Buenos Aires, Catálogos, 1995 Anthropos nº 194. Hacia una nueva visión desde la experiencia histórica y personal. Barcelona, 2002. Banco Mundial: “Priorities and Strategies for Education”: World Bank, sector Review, 1995.

Fornet-Betancourt, Raúl: Interculturalidad y globalización. IKO / DEI, Frankfurt /San José (Costa Rica).2000.

Franco , R.: “Educación y superación de la pobreza”, in: Gómez Buendía (dir.) Educación, la agenda del siglo XXI. PNUD, Bogotá, 1998.

Kusch, Rodolfo: Esbozo de una antropología filosófica americana, Castañeda, S. A. de Padua (Bs. As.), 1978.

____Geocultura del hombre americano, García Cambeiro, Buenos Aires, 1976.

Labica, Georges: ¿Sobran hombres? En: Anthropos, nº 194.

Langon, Mauricio, ”Pauvretés nouvelles; solidarités nouvelles”. Version française de "Nuevas pobrezas, nuevas solidaridades", in http://www.mondialisations.org et article “Pauvretés” dans GERM, Dictionnaire critique de la "mondialisation", Le Pré aux Clercs, Paris, 2002, p. 288-290.

____”Genocidios, etnocidios y vida”, in Boletin de Filosofia año 21 nº 41, Buenos Aires,
FEPAI, p. 3-10 primer semestre 2001.
Traduction française: Génocide et ethnocide, in http://www.mondialisations.org et GERM, Dictionnaire critique de la "mondialisation, Le Pré aux Clercs, Paris, 2002, p. 34-36.

____Reflexiones para un marco conceptual apto para proponer planes de acción viables a las cuestiones de la diversidad cultural y la pobreza.(Porto Alegre, Forum Social Mundial, 31-1 a 5-2-02).

____VI Encuentro latinoamericano de revistas marxistas. Comunication “Pobreza y educación”. 20-23 de setiembre del 2000.

____”Pobreza humana y educación”. in Anthropos, nº 194.

____”En la mundialización del mercado: educación, identidad y diálogo intercultural”, Voces nº 6. Montevideo, 2000, et Caderno de criação, 20. Porto Velho, UF de Rondônia, Brésil, 1999.

____Materiales para la construcción de cursos de Filosofía Vol. III “El hombre y la cultura”, en colaboración con Marisa Berttolini, inédit.

____”Para un modelo dialógico del pensar; reflexiones a partir de un espacio de diálogo intercultural”, Relaciones, julio 1997.

Logiudice Edgardo : “Miseria global”, in Anthropos, nº 194, Barcelona, 2002.

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD): Informe sobre desarrollo humano. Madrid, Mundi-Prensa, 1997.

Roa Bastos, Augusto: Las culturas condenadas.

____Un ensayo de diálogo intercultural con el pensamiento indígena. (Inéd., 1993, 63 p.)

About these ads

Acerca de eroxacourthes

French traveller, writer and translator, foolish of Latin Amarica!!!
Esta entrada fue publicada en Actualités et politique. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Globalización, diversidad cultural y pobreza”, por Mauricio Langon

  1. Unknown dijo:

    Welcome to enter (wow gold) and (wow power leveling) trading site, (wow gold) are cheap, (wow power leveling) credibility Very good! Quickly into the next single! Key words directly to the website click on transactions!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s