“Amado Bonpland en Asunción”, Eric Courthès, 17 de julio de 2009



"”MEMORIAS DE UN MUERTO”, EL LIBRO DE BONPLAND*: ESCRITURA Y MUERTE"

Club Français, Asunción,

Viernes 17 de julio de 2009

25 de mayo 972 
 http://www.leclubfrancais.org/

Tel. 595 21 447009

info@leclubfrancais.org

Por Eric Courthès

19h-21h

           

Para su primera novela, (acabada al cumplir Eric casi medio siglo, igual
que su Bonpland, en la época en que decidió volver a hacerse la vida en
Corrientes), el Sr Courthès no se asume como autor sino más bien como
“usurp-autor”, de tan habitadas como lo están las páginas de su libro por el
personaje en el cual decidió reencarnarse…

Pues se trata de memorias apócrifas, las que Amado Goujaud-Bonpland no tuvo
tiempo de escribir él mismo, de tantos trastornos, trastocamientos y
acontecimientos imprevisibles que el
Karaí Arandú
conoció en su vida y a los cuales el autor de ficción no tuvo
mucho que añadir…

            Autor ausente, personaje híper
presente, acá tienen los ingredientes de Yo
el Supremo,
hipotexto de Augusto Roa Bastos, el autor ídolo del franchute, escritor
insoslayable en la gestión de esta obra, (así como lo son los autores de las
mejores novelas sobre Bonpland, pero por razones distintas), el argentino Luis
Gasulla y el francés Philippe Foucault.

Ejercicio peligroso de re-escrituras permanentes, subyacentes, que van
amontonándose en febriles palimpsestos, al borde del plagio y al fondo de la
escritura…

            De todas formas, nunca se inventa
nada y al autor actual le urge terminar con la exposición malsana de su ego; el
hombre se hace autor al proclamar su ausencia, y en ese caso especial, lo hace
a través de la muerte de su personaje: momento mágico de eternidad, por el cual
toda una vida va desenrollándose durante los pocos segundos de la agonía…

            En aquel punto, imposible de
aprehender, en el fondo de un Aleph atormentado, “text-isla” si la hay, se van arremolinando,
íntimamente vinculadas, la Muerte y la Escritura…

Eric Courthès, (nacido el 24 de
noviembre de 1959 y  oriundo de la Isla
de Olerón, al sur de La Rochela), por más que sea agregado y doctor en
castellano, se hizo como hombre y autor muy tarde. En efecto, después de
recorrer América Latina de mochilero en los años 80 a principios de los 90,  decidió fijar su atención de etno-lingüista  en el Noroeste Argentino y publicó en 1998 una
tesis de doctorado, que versaba en las influencias del quichua en el español de
Santiago del Estero.

            Luego, a
comienzos de nuestro milenio, dejó las maletas en Paraguay, y publicó una serie
de artículos sobre aquel país tan secreto y fascinante y su escritor
emblemático, Augusto Roa Bastos.

            Mediante
prismas tan variados como enriquecedores, tales como el bilingüismo, la
insularidad, la frontera o la transtextualidad, de a poco se fue
metamorfoseando en autor de ficción, y al pasearse por una
« nota-texto » o un « texto-nota »  de « Yo el Supremo », se topó con
aquel extraordinario explorador rochelés, que le trastornó la vida, y le dio a
conocer, (otra vez en varias etapas a veces muy dolorosas), sucesivas muertes
simbólicas…

*La Rochela, 28 de
agosto de 1773, Corrientes, 11 de mayo de 1858

 

 

Bibliografía de Eric Courthès:

 

A)     Ensayos :

 

LO DUAL EN ROA BASTOS, Asunción, Servilibro,
julio de 2003, 74 p.,
http://www.musicaparaguaya.org.py )

http://www.servilibro.com.py

LA ÍNSULA PARAGUAYA, Asunción, Universidad
Católica, CEADUC, Biblioteca Paraguaya de Antropología, Vol.49, marzo de 2005,
88 p.
http://spaces.msn.com.members/ROABASTOS/PersonalSpace.aspx

L’INSULE PARAGUAYENNE, París, Editions Le Manuscrit, marzo de 2006, 142
p., (traducción y ampliación de La ínsula
paraguaya
),
http://www.manuscrit.com/catalogue/textes/fiche_texte.asp?idOuvrage=6773

http://spaces.msn.com.members/ROABASTOS/PersonalSpace.aspx

LO TRANSTEXTUAL EN ROA BASTOS, Asunción,
Universidad Católica, CEADUC, Biblioteca de Estudios Paraguayos, Vol. 67,
noviembre de 2006, 66p.
http://spaces.msn.com.members/ROABASTOS/PersonalSpace.aspx

LA
ISLA DE ROA BASTOS ,
Asunción, Servilibro,
Estudios, Fundación Roa Bastos, noviembre de 2008, (compilación de mis tres
ensayos sobre Roa y el Paraguay).

 

B)      Ficciones
y poesías :

LE LIVRE ET AUTRES DELIVRES, París, La Société des Écrivains, 153p., marzo de
2006.

http://www.societedesecrivains.com/pc/viewPrd.asp?idcategory=7&idproduct=756

http://spaces.msn.com.members/ROABASTOS/PersonalSpace.aspx

 

C)     
Traducciones :

 

METAFORISMOS/MÉTAPHORISMES, Augusto Roa Bastos, Barcelona, Edhasa,
1996, traducción, notas y prefacio, Ediciones L’Harmattan,
Collection l’Autre Amérique, París, abril de 2008, 136 p.., http://www.editions-harmattan.fr/index.asp?navig=catalogue&obj=livre&no=25897

MEMORIAS
DE UN ESCRITOR/MEMOIRES D’UN ECRIVAIN,
Carolina
Orlando, mémoires apocryphes de Roa Bastos, Asunción, Servilibro, marzo de
2009, París, L’Harmattan, L’Autre Amérique, marzo de 2009, traducción, notas y
prefacio, http://www.editions-harmattan.fr/index.asp?navig=auteurs&obj=admin&admin=article_form&no=8485

 

 

 

 

 

Publicado en Livres | Deja un comentario

“Don Sixto en wikipedia”

Por favor participa en la votación para determinar los futuros términos
del copyright de los proyectos Wikimedia (la votación termina el 3 de
mayo de 2009). ¡Vota ahora!
Las solicitudes de becas para Wikimania 2009 ya están abiertas. ¡Solicitala ya!

[Contraer]


[Ayúdanos traduciendo.]

Sixto Palavecino

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Existen desacuerdos sobre la neutralidad en el punto de vista de la versión actual de este artículo o sección.
En la página de discusión puedes consultar el debate al respecto.

Este artículo o sección se refiere o está relacionado a una persona fallecida recientemente.
Esta información es susceptible a cambios. Por favor, no agregues información especulativa y recuerda colocar referencias a fuentes publicadas para dar más detalles.

Sixto Palavecino

Información general

Personal

Nombre

Sixto Doroteo Palavecino

Nacimiento

31 de marzo de 1915

Origen

Bandera de Argentina Santiago del Estero, Argentina

Muerte

24 de abril de 2009 (94 años)

Artística

Género

Folclore argentino

Instrumento(s)

Violín

Web

Sixto Doroteo Palavecino (Barrancas, Santiago del Estero, Argentina, 31 de marzo de 1915Santiago del Estero, Argentina, 24 de abril de 2009) fue un poeta, músico y cantante del folclore argentino, que interpretaba el violín desde los 10 años. En su momento colaboró con músicos como León Gieco.

Contenido

[ocultar]

Biografía [editar]

Este artículo o sección sobre biografías necesita ser wikificado con un formato adecuado a las convenciones de estilo.
Por favor, edítalo para cumplir con ellas. No elimines este aviso hasta que lo hayas hecho. ¡Colabora wikificando!

El 31 de marzo del año 1915,
el monte santiagueño de la localidad de Barrancas, inserta en el
departamento Salavina de la provincia madre de la República Argentina,
escuchó el grito de un gauchito que nacía en un rancho de sus entrañas,
con el que la familia Palavecino sumaba al fogón el tercer hijo varón,
había nacido Sixto Palavecino, el "qari" que dedicaría su vida a la
defensa del idioma quichua de sus ancestros, el que la difundiría a
través de la poesía y la música y en toda la dimensión cultural. En la
distribución familiar de las tareas campestres, a Sixto le hubo de
tocar el cuidado de las majadas, que a horas tempranas de cada día
partían desde los corrales hacia los lejanos pastizales, lugar donde
permanecían hasta la caída del sol, horas en que retomaban la senda de
regreso, no sin antes pasar por los pozos donde se baldeaba el brebaje.

En aquellos pastizales, el tiempo parecía viajar en una pesada
carreta. El niño miraba a ratos el sol para orientarse del horario de
regreso, mientras rondaba a su majada para evitar el dispersamiento y
los posibles ataques del "daño", ellos son los carnívoros como el puma
o el zorro que acechaban al tierno cordero desde la espesura del monte.

Cada ronda era así como la ubre que amamantaba al niño en su
sapiencia campesina, que sin saberlo se preparaba para la gran misión
difusora de todas esas cosas nuestras ante el gran público que lo
admiraría.

El bosque encontró en él al investigador de sus esencias ocultas y
la fauna se vio descubierta y estudiada en sus costumbres, vivencias
éstas que en su justo momento valieron para cazarla con total
prescindencia de armas, terreno en que se debaten la astucia del bicho
con la inteligencia del hombre, y más tarde para elevarla en graciosa
comparación con las conductas del hombre, tarea que solo pueden
concretarla aquellos que observan con profundidad y que cuentan con la
suficiente imaginación para ensamblarlas armónicamente en el escaso
espacio de una estrofa.

De allí es que la conversación de Don Sixto es rica y subyugante
cuando narra las picardías del zorro o del "champi", las estrategias de
la iguana para hacerse del panal, las del gavilán para vulnerar el
caparazón del "pichi", los hábitos de las "ñanarcaj" ataja caminos, de
la lechuza o el gato montés, para dar algunos ejemplos. Fue en esas
largas horas en que la sangre-música de los Palavecino, comenzó a hacer
sentir en el niño que había llegado el momento de recurrir al
instrumento. Estas ansias no se concretaban por la férrea oposición de
su madre que no veía en los músicos la mejor ocupación y por ello lo
privaba de acudir a los instrumentos de la casa. Esta actitud no hizo
claudicar las inquietudes del "karisitu" –pastor- que flanquearía el
obstáculo recurriendo a su habilidad artesanal.

Comenzó con aquellas viejas maderas de una mesa en desuso a moldear,
con su inseparable facón, el violín que lo iniciaría en la música.

Aquel rústico violín que durante el día sorprendiera a los
habitantes nativos del monte, quienes de pronto "escucharon"
modificarse a su paisaje, y en el transcurso de la noche, formaba parte
de los misterios, escondido en el hueco de un quebracho blanco que le
serviría de estuche.

En esos escenarios montaraces, donde el rebaño pastaba bajo su
cuidado, hubo de nacer el actual "violinisto-sachero", tal como se
bautizara el protagonista para diferenciarse respetuosamente del músico
académico. Una noche el violín y su dueño visitaron la casa materna. La
cena concluyó y faltó coraje en el niño para presentar en familia su
talento desconocido y su violín no aceptado. Sobreponiéndose a sus
temores y apaciguando sus angustias, decidió enfrentar el momento,
sorprendiendo a sus mayores con el acorde de una chacarera.

El talento pudo mas que la oposición, y es así como se impuso a las
adversidades que, como por arte de magia, se rindieron al alumno del
monte, quien traía en sus encantos la herencia otorgada a las
generaciones posteriores por San Francisco Solano en su paso por
Santiago. Es así como tuvo aceptación el músico y fue admirado el
artesano.

A partir de allí, las veladas lugareñas danzaban al ritmo del violín del artista de 10 años.

El tiempo lo fue perfeccionando y la pluma comenzó a graficar sus
sentimientos con la ayuda de numerosos músicos , como ser el
autodidacta y compositor santiagueño Oscar Segundo Carrizo como llajtaymanta lloserani, y medio retobao, entre otros tantos , don Sixto que a la fecha suman más de trescientos temas.

El monte santiagueño encontró el descriptor y los animales se vieron
desnudados en su astucia. Las obreras de la miel de palo parece que le
regalaron un panal a su espíritu, a juzgar por la dulzura de sus temas
e interpretaciones.

La precisión del afinado hizo pensar a muchos en pactos
salamanqueros, a punto que Fabio Zerpa en la revista "Cuarta Dimensión"
lo reporteó sobre estas presunciones. Otros, como el escritor Emilio
Breda, lo consideran egresado de la "Universidad del Monte"; pero lo
cierto es que Don Sixto es un autodidacta de la música, un enamorado de
los instrumentos; y es ese gran amor el que lo dota de la suficiente
voluntad para perfeccionarse diariamente, innovando conocimientos y
repertorios.

Además del violín, ejecuta bandoneón, guitarra y bombo. Es oportuno
mencionar que Don Sixto es exclusivo en cantar en dúo con su violín,
virtud que ha sido ponderada por grandes ejecutantes de estos
instrumentos. El año 1941 lo encuentra viviendo en Villa Salavina,
distante 25 kilómetros de la localidad que lo vio nacer, constituido en
matrimonio con Doña Argelia del Carmen Monte, quien le brindó un varón
y dos niñas que desde temprana edad lo acompañaron en la conformación
del conjunto "Sixto Palavecino y sus hijos", el conjunto más duradero
de los formados por el mismo, con el cual ha de recorrer el país,
representando a nuestra provincia y en los principales escenarios y
medios de difusión como: el Estadio del Luna Park, el programa de
televisión de Mancera, "Sábados Circulares", el programa radial de la
otrora Chela Jordán de la recordada Radio Libertad y otros tantos de
idéntica jerarquía que iban cimentando su personalidad en el folclore y
haciendo cada vez más sólido su norte, la defensa de la lengua y la
cultura quichua.

Con este conjunto, Don Sixto grabaría, en el sello RCA-Víctor, su
primer doble duración para orgullo de los santiagueños, ya que para esa
época no eran muchos los representantes que alcanzaban esta distinción,
lo cual lo lanzaba al mercado nacional. Sixto ingresa aquí al campo
profesional de la música y hasta 1969 ha de grabar tres dobles,
reeditados por el éxito de la venta, convertidos ese año en un larga
duración. Hoy se sigue escuchando ese picaresco gatito "Agrede soy
rizongón", tema que lo popularizó en esa época.

Las naturales obligaciones de sus hijos desvanecen la actividad del
conjunto. Don Sixto se aferra a su violín -hasta este momento dirigía
él mismo y ejecutaba el bandoneón- lanzándose como solista.

La mayoría de sus temas serían una mixtura de "castilla y quichua",
"overitos" como el los llama, método tendiente a facilitar al público
la interpretación de las letras y sin duda, para ir acostumbrando a los
oídos a escuchar la lengua desterrada y oficialmente prohibida, en
estos momentos de la historia. Al pregonero del quichua y su cultura no
le basta la actividad que desarrollaba hasta el momento. Su espíritu
inquieto le indicaba que debía procurar un espectro de difusión más
amplio, pero la razón le advertía el duro camino a recorrer.

Es que la realidad puntualmente le demostraba en hechos los grandes
escollos a superar. Para entonces el Quichua se encontraba en vías de
extinción; el hablante sufría, ocultaba su lengua a consecuencia de la
nefasta prohibición gubernamental, que se extendía a la totalidad de
las escuelas provinciales como también a las dependientes de la Nación.
El puntero bajaba autoritario sobre el niño-quichua obligándolo a
sustituir su idioma de origen por el castellano y el sermón diario del
maestro le iba haciendo sepultar su lengua al punto de crearle la
sensación de vergüenza y de subdesarrollo. El mismo Sixto dirá, en una
chacarera doble, en valiente testimonio de la censura "Avergonzado
vivía" para declarar, ya en el éxito de reivindicación, quizás
documentando la concientización popular, "Que cante en Quichua, me
dicen".

Así las cosas planteadas escuetamente, corría el año 1969 cuando Don
Sixto se apersona en la vieja emisora Radio del Norte de Santiago del
Estero –L.V. 11- ante el Director interino Don Alberto Pérez (Huesito),
a quien le expresara el alcance de sus deseos: pedía una audición
quichua para la difusión del idioma y de la cultura quichua; quería
llegar a sus hermanos quichuahablantes e indicarles el camino de la
reivindicación; deseaba fervientemente transmitir su propio orgullo a
través de la onda radial y propagar desde la cuna al país este
verdadero sentimiento de identidad nacional.

Don Alberto Pérez entendió el propósito y en valerosa y patriótica
decisión autorizó la iniciación de la misma que a la fecha ha cumplido
sus 26 años de audiciones ininterrumpidas. Y es por esto, que en pleno
reconocimiento de Don Sixto Palavecino, el ciclo 1991 llevó el nombre
del ex-director a quien además se le hizo entrega de un pergamino de
reconocimiento en claro testimonio a aquella histórica decisión asumida.

Hoy el quichua ocupa el nivel que soñaron sus defensores tales como
Don Sixto; el Profesor Domingo Bravo; los poetas Vicente Salto y Felipe
Corpos y todos aquellos identificados con estas raíces. Tras una breve
dolencia falleció en su Santiago del Estero natal un 24 de abril de
2009 a los 94 años.

Últimos días [editar]

El estado de salud del poeta, músico y cantor no era el mejor. Hacía
varias semanas que estaba internado en un instituto privado, en el cual
se lo atendía por sus problemas cardíacos.

El artista estaba con asistencia respiratoria mecánica, internado en
el área de Terapia Intensiva del Instituto Cardiológico en estado
delicado y con pronóstico reservado. Hace pocos días había sido
sometido a una cirugía en la que se le colocó un stent debido a
dificultades cardiológicas que afectaban su salud. Tras ello, una
dolencia pulmonar complicó nuevamente su estado, el cual se había
tornado irreversible en las primeras horas de esta jornada.

En el que fue el último parte médico de la salud de Don Sixto, el
Dr. Luis Orellana había explicado el desmejoramiento progresivo que la
salud del quichuista evidenció en las últimas 24 horas. A pesar de la
asistencia respiratoria, los órganos del artista dejaron de funcionar y
habían tornado irreversible el estado de salud.

La inesperada noticia se conoció el viernes 24 de Abril de 2009 al
mediodía. Sixto no pudo reponerse y falleció cerca de las 18 horas.

Discografía [editar]

Mensaje quichua [editar]

01

Mensaje quichua

01:57

Escuchar

02

Ampisunaas Amorani¨[música de oscar segundo carrizo]

02:25

Escuchar

03

Zamba para el tiempo si amor

03:17

Escuchar

04

Sumitag Fani (Lindita Fani)

01:56

Escuchar

05

Shaticu (Meterete)

01:55

Escuchar

06

Pájaro Caparilu (Pájaro Gritón)

02:28

Escuchar

07

Corazones hermanados

02:23

Escuchar

Letra (Quichua y Español)

08

Violín de Barranca

02:06

Escuchar

09

Voz de un sentimiento

02:05

Escuchar

10

Causay (Vida)

02:44

Escuchar

11

Waqcha noqa (Pobre de mí)

03:35

Escuchar

12

Leoncito

01:41

Escuchar

13

Madre tierra

02:08

Escuchar

14

Domina el pensamiento

02:15

Escuchar

RCA Club [editar]

01

Pá que bailen

02:23

Escuchar

02

Así es mi Gato

01:37

Escuchar

03

Mañanitas loretanas

03:13

Escuchar

04

A los cantores de Salavina

02:09

Escuchar

05

La amorosa

03:15

Escuchar

06

Carbonerito santiagueño

01:44

Escuchar

07

Historia de un sufrido

01:51

Escuchar

08

Cuando muere el sol

03:20

Escuchar

09

Agrede soy rezongón

02:00

Escuchar

10

El andariego

02:20

Escuchar

11

Para mi bombo legüero

01:54

Escuchar

12

Evocación santiagueña

03:18

Escuchar

13

Chacarera del cacareo

01:52

Escuchar

14

El astro en Santiago

01:54

Escuchar

Cuidando su identidad, 1998 [editar]

01

Hondas raíces

02:08

Escuchar

02

Para que me habrán mirado

03:15

Escuchar

03

Duendecito

02:08

Escuchar

04

Cuidando su identidad

01:58

Escuchar

05

Kuska (Juntos)

02:28

Escuchar

06

Dulce criolla de mi tierra

02:18

Escuchar

07

Pa`tata Martín

02:19

Escuchar

08

Mishquicitú (dulcecito)

02:33

Escuchar

09

Iluminada

01:48

Escuchar

10

Añapita

01:58

Escuchar

11

Canción con todos

04:03

Escuchar

12

Raíces guardadas

02:39

Escuchar

13

Para vos viviré

01:40

Escuchar

14

Mi parrita

02:01

Escuchar

15

Fiesta churrita

03:03

Escuchar

16

Apariciones sacheras

02:06

Escuchar

17

Buscando el Ayer

01:56

Escuchar

18

Dos pobrezas

02:18

Escuchar

Colección aniversario [editar]

01

Changuitos de mi tierra

02:04

Escuchar

02

Del norte vengo

02:08

Escuchar

03

Portando coplas

02:00

Escuchar

04

La Pedro Cáceres

01:55

Escuchar

05

El canto del tero

01:40

Escuchar

06

Entre mieles y mieles

01:59

Escuchar

07

La callejera

03:28

Escuchar

08

Raíz sachera

02:00

Escuchar

09

Lágrimas atamishqueñas

02:08

Escuchar

10

La santiagueña

01:56

Escuchar

11

Salamanca y amor

01:56

Escuchar

12

Para curarte he venido

02:22

Escuchar

13

Dimensión de amistad

02:03

Escuchar

14

Sólo le pido a Dios

02:34

Escuchar

Dulzura quichua, 2001 [editar]

01

Una tradición

02:14

Escuchar

02

Tiu Simi

02:37

Escuchar

03

Señor de Mailinpaq

03:04

Escuchar

04

Munasusqaymanta

02:28

Escuchar

05

Dulzura quichua

02:20

Escuchar

06

Sufro sin vos

02:20

Escuchar

07

Llegando a los cincuenta

03:23

Escuchar

08

La herencia del Inkanato

03:05

Escuchar

09

Pa´l Tantanakuy voy

02:05

Escuchar

10

La madre del río

02:14

Escuchar

11

Quichuizar al mundo

02:47

Escuchar

12

Changuitos de mi tierra

02:11

Escuchar

13

Corazón universal

02:32

Escuchar

14

Dos culturas al nacer la patria

02:08

Escuchar

15

Dichi Día de la Raza

02:59

Escuchar

16

El loro de Doña Juana Paula

05:07

Escuchar

¡Pa’que bailen! [editar]

  1. Pa’que bailen (02:24)
  2. Nostalgia salavinera (02:03)
  3. La amorosa (03:14)
  4. La atamishqueña (02:10)
  5. La huajchita (02:02)
  6. Coplitas amanecidas (02:17)
  7. Coplitas para mi llanto (01:50)
  8. Como el sacha mischi (02:01)
  9. Vidala del adiós (02:15)
  10. El escondido (02:22)
  11. El piguncha (02:04)
  12. El huarmilo (02:14)
  13. Buscando olvido (03:08)
  14. Hacia tu adiós (03:08)
  15. Ayayitay (02:03)
  16. A mi madre (02:03)

Bibliografía [editar]

Véase también [editar]

Enlaces externos [editar]

Powered by MediaWiki
Wikimedia Foundation
Publicado en Article sur le quichua de Santiago del Estero, Eric Courthès, Crisol n° 3, Paris X,19999 | Deja un comentario

“Se murió mi amigo don Sixto Palavecino”, El Liberal, 26 de abril de 2009

Encontré a don Sixto Palavecino en su casa
de La Banda en agosto de 1995, lo entrevistamos sobre el tema del quichua y del
bilingüismo, le saquamos fotos, lo filmamos y nos atendió con mucha naturalidad
y sencillez, como si siempre nos hubiéramos conocido…

 

Años más tarde, me enteré de lo importante
de aquel encuentro, en efecto, don Sixto y su " Violín de Dios*"  amparado por La Salamanca, no sólo fue un
músico y cantante de chacarera impecable sino que también era lingüista,
tradujo al quichua el "Martín Fierro" y "Don Segundo
Sombra"…

 

Fue el Figaro más ilustrado de la
Argentina, un modelo de talento, pasión y humanidad para las nuevas
generaciones….

 

Nunca te olvidaré don Sixto…

 

Eric Courthès

 

* novela de Lisandro Amarilla

 

 

 

 

Domingo 26 Abril/2009

 

T: 19.7ºC Hr: 91%

 

 
Ediciones Anteriores   |  Contacto  
|  Contenidos Multimedia  | Clima | 
Titulares                        

 

 

Edición Impresa

 

LA DESPEDIDA – Fue homenajeado por todos

Don Sixto se fue cantando

Adiós. Miles de santiagueños acompañaron,
ayer, el cortejo que condujo los restos de don Sixto Palavecino hacia el Parque
de la Paz. En el trayecto hubo demostraciones de afecto: los pañuelos danzaban
en el aire, mientras las flores caían a su paso. Sus hijos Rosa, Rubén, Aidée y
Carmencita recibieron el calor de la gente.

               

 

La despedida en imágenes

[ Ver fotos ]

               

 

Sixto de la gente

Cálido acompañamiento a “El Violín de
Dios”. La gente vivó a Palavecino durante todo el periplo desde el teatro 25 de
Mayo hasta el cementerio Parque de la Paz.

               

Ver noticia completa “Mi Voluntad”

 

El gobernador Gerardo Zamora acompañó con
palmas el ritmo de chacareras que se tocaban en honor a Sixto. EL LIBERAL /
Francisco Gallo

               

Zamora destacó la humanidad de don Sixto

“Nos sentimos muy dolidos por su partida
física…”

Ver noticia completa Don Sixto había
finalizado su autobiografía

 

Carmen despide los restos de su padre en el
cementerio parque. EL LIBERAL / José Luis Pérez

               

“Yo quiero volverme tierra si de ella he
nacido yo”

Los restos de Sixto palavecino fueron
inhumados ayer a las 18

 

opiniones de músicos, actores e
investigadores

Todos lloran al maestro del monte

Son muchísimas las personas que entregaron
un último mensaje a Sixto Palavecino. En los escenarios adonde actuaron El
Chaqueño Palavecino, León Gieco y Jorge Rojas, además de otros artistas, se
hizo un minuto de silencio en homenaje al Sacherito.

 

Del Departamento de Arte de EL LIBERAL

Un hombre, tres visiones

Alejandro Roldán, Virginio Cacciolatti y
Pablo Álvarez sacaron del fondo de sus tinteros aquella imagen que atesoraban
del gran defensor del quichua santiagueño para plasmarlas en estas obras.

               

 

               

© Editorial EL LIBERAL S.A. 2003

Santiago del Estero / República Argentina

 

 

Publicado en Musique | Deja un comentario

“Teatro Bonpland en La Rochela”, “Pedagogía del Amor”

Ayer, mi hermano Carlos Bonpland me mandó desde don Torcuato unas fotitos de nuestro espectáculo Bonpland, de marzo de 2009, con mis alumnos del Lycée Valin de La Rochela.

Al ver las caras de mis alumnos, sus sonrisas, el fulgor de sus ojos, sus ademanes bonplandianos o supremianos, el ataúd de Amado en el tablado, me puse a pensar y me dije que ésta había sido una de mis mejores experiencias pedagógicas y humanas…

Como lo habría dicho el Gran Maestro Unamuno, en su magistral ensayo "De Amor y pedagogía", aquella grata experiencia quedará por siempre en nuestras memorias y nos hizo a todos definitivamente diferentes, por el Amor que nos comunicamos durante meses de afanes comunes, llevados por la misma Pasión Colectiva…

Se puede ( se tiene que) amar enseñando…

Eric Courthès

25 de abril de 2009

Publicado en Livres | Deja un comentario

“MEMORIAS DE UN MUERTO: EL VIAJE SIN RETORNO DE AMADO BONPLAND”, “EXERGOS MORTUORIOS Y ESCRIPTURARIOS “, Eric Courthès

MEMORIAS DE UN MUERTO: EL VIAJE SIN RETORNO DE AMADO BONPLAND

EXERGOS MORTUORIOS Y ESCRIPTURARIOS

“Cuando ya nada se puede hacer se escribe. Es el único modo de comprobar que uno existe aún en la fijeza mortuoria de la escritura.”, Augusto Roa Bastos, Metaforismos, (Yo el supremo ), Barcelona, Edhasa, 1996.
“No se ha sabido nunca si la vida es lo que se vive o lo que se muere. Lo único cierto es que no vivimos otra vida que la que nos mata.”, ibídem.
“Hasta el morir todo es vivir.”, ibídem, (Madama Sui).

“Vivir sólo cuesta vida.”, graffito anónimo en las calles de Montevideo, foto de Gustavo Castagnello.
“Todos morimos antes de que se nos acabe la vida. Hay algunos que mueren dos veces.”, Augusto Roa Bastos, ibídem, (Yo el supremo).

“Únicamente el semejante puede escribir sobre el semejante. Únicamente los muertos pueden escribir sobre los muertos. Pero los muertos son muy débiles.”, ibídem.

“El muerto siempre y en todas partes sufre por muy muerto que esté con mucha tierra y el olvido encima.”, ibídem.
“La gente reunida en torno al cadáver estaba atontada como al borde de algo que no había sucedido todavía.”, ibídem, (Madama Sui).

“A fuerza de morir tantas veces los personajes de los libros alcanzan una especie de relativa inmortalidad.”, ibídem, (El fiscal).

 “Su no-vida tiene cien años. Pero está más vivo que yo. No ha nacido todavía. No espera, no desea nada. Está más vivo que yo. ¡Eh don Amado! ¡Eh usted es quien ahora me permite partir. Me deja partir liberado del sobreamor excesivo de la propia persona, que es la manera de odiar mortalmente en uno a todos.”, Augusto Roa Bastos, Yo el supremo, Madrid, Cátedra, 1987, (1974).

“Don Amadeo fue siempre hombre de estar en varios sitios a la vez. Lo que es una manera de tener varias vidas . Unos lo ven por Levante; otros por Poniente. Alguien asegura haberlo visto en el norte; alguien en el sur. Parecen muchos, distintos y distantes, pero uno solo y único hombre son.”, ibídem.

“Después de vivir tantas vidas, mi vida vuelve a comenzar.”, “Otra esquina”, del CD “Dos”, del grupo “Otros Aires”, palabras y música de M. Di Genova, Unión de Músicos Independientes, Buenos Aires, 2007.

 “No hay más que el principio y lo que está antes del principio…”, (epitafio de Chepé Bolívar en su propia caja), Augusto Roa Bastos, Moriencia, Cuentos completos, Asunción, El Lector, 2003, (1969).

 “La muerte pasa rápido Ramón, pero es ese después lo insoportable. Nadie puede esconderse frente a la muerte.”, Cándida a Ramón, (Georgina Genes a Ramón del Río), Hamaca paraguaya, Paz Encina, Paraguay, 2006.

“Yo también morí en aquel momento.”, Javier Sampedro, (Javier Bardem), Mar adentro, Alejandro Amenábar, España, 2004.

“Mi vida me sienta mal; tal vez me caiga mejor mi muerte.”, François-René de Chateaubriand, Memorias de ultratumba, prefacio testamentario de 1833, 1848.

“La muerte es un idioma contra el que se ha nacido./ Aunque nadie jamás podrá enseñármelo, /no quiero llegar mudo hasta al final./ Nombrarla es la renuncia y es el éxito./ Digo morir y soy el primer extranjero de mi lengua”, Andrés Neuman, “La palabra sin patria”, El tobogán, Buenos Aires, Hiperión, 2002.

“No, para nada, no, no me arrepiento de nada, que mi vida, mis alegrías, hoy en día empiezan contigo.”, Edith Piaf, “No, no me arrepiento de nada”, palabras de Michel Vaucaire, música de René Dumont, 1960.

“Yo creo en la fuerza de los espíritus, nunca los voy a dejar.”, François Mitterrand, 1996.

“No se inventa nada. Sólo pequeñísimas variaciones de lo ya dicho y escrito, leído y olvidado.”, Augusto Roa Bastos, Metaforismos, (Yo el supremo).
“Lo que imaginamos existe.”, Alberto Monteagudo, “El arca de Húmboldt y Bonpland.”, http://mipagina.cantv.net/integrate/relato9.htm

 “En este no ver de tanto querer ver, anhelaba que lo que estaba imaginando fuera mentira, y que lo que estaba imaginando destruyese lo imaginado.”, Augusto Roa Bastos, Metaforismos, (Contravida).

 “Uno como escritor está siempre como dando cuerda y la literatura, de lo que trata en realidad, es de crear organismos vivos. Aún dentro de la letra muerta que es la escritura.”, entrevista de Augusto Roa Bastos por Ana Ribeiro, Asunción, 1998, http://laisladeroabastos.blogspot.com/search?updated-min=2008-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2009-01-01T00:00:00-08:00&max-results=15

“Eric escribe.”, Elixène Courthès, marzo de 2008.

“Escribo, para olvidarme de que en mi vida, ya me morí.”, el autor, marzo de 2008.
“Mi Amadis de Gaula, el muerto mío, me ha devuelto la vida.”, el autor, marzo de 2008.
“En la escritura de la muerte del Otro, en su ego reencarnado, he amado, viajado e investigado por poderes, pero también huí de los solapados solipsismos de la soledad y a la vez hice callar a todos mis detract-autores.”, el Usurp-Autor, marzo de 2008.

“La mayoría de los vivos han muerto, porque no estaría vivo?”, mi Bonpland, marzo de 2008.

“Hace falta vivir menos, ya estoy muerto de pies a cabeza. …Pero la vida y la muerte entran en nuestras vidas nos guste o nos disguste; si los echás por la puerta, vuelven por la ventana.”, Alejandro Maciel, Culpa de los muertos, Barcelona, Ediciones Rubeo, 2008

“Sólo donde hay tumbas la resurrección es posible.”, Augusto Roa Bastos, Metaforismos, (El fiscal).
“…un día pagué un funeral por tu muerte, así que estás muerto.”, Bigas Luna, Alberto Sierra, (Eduardo Fernández), Son de mar, 2001.

“Sobrepasado el fin de todo, había que seguir hasta la última supuración de la voluntad.”, Augusto Roa Bastos, Metaforismos, (Contravida).
“Todavía las muertes juntas /custodiaban su vida: / la bota de cien leguas de la lluvia perenne;/ el universo azul de las orquídeas/ y el aire potente de los infiernos verdes. /, « Responso », Poesías completas y otros textos, Asunción, El Lector, 1996, (1947).

“Hay un condado de Húmboldt en el estado de Iowa…una Bahía Húmboldt en Canadá. … También una corriente con su nombre… El mundo en cambio para mí…tiene el lenguaje de la muerte. No me habló Dios de entre la zarza ardiente…Nunca fui poseído por el Otro. No se me multiplicaron los espejos.”, Humboldt y Bonpland, taxidermistas. Tragicomedia con naturalistas en dos actos. », Ibsen Martínez, 1981, en Kohut, Karl, “Un homenaje irónico a Humboldt y Bonpland”, Humboldt n° 126, Bonn, Inter Nationes, 1999.

 “Tres de la tarde. Con el mismo pretexto de una reparación, hemos conseguido nuevamente deslizarnos con Muleque a la azotea. Es asombroso. Allá abajo continúan estando ellas, impávidas, obcecadas, en esa tierra de nadie, preñada de muerte, reverberante y sombría a la vez; allí y en todos los otros lugares donde se han reunido a impulsos de esa especie de confabulación que se ha propagado como una onda magnética. … Tenemos … que transmitir la noticia… lo último fue ya apenas el gorgoteo de un estertor. Me costó cerrar los párpados en ese rostro que alumbraba la sonrisa de un muerto. Después bajé corriendo.”, Augusto Roa Bastos, « La rebelión de las mujeres », El baldío, 1967, (1960).

 “El trueno cae y se queda entre las hojas. Los animales comen las hojas y se ponen violentos. Los hombres comen los animales y se ponen violentos. La tierra se come a los hombres y empieza a rugir el trueno.”, Augusto Roa Bastos, El trueno entre las hojas, 1959, (1953), exergo sacado de una leyenda aborigen.

“Ya no hay nada que hacer, la muerte se hace sentir.”, Ramón en La hamaca paraguaya.

“Por otro lado, mucho de lo que el hombre hace y es, tiene lugar en virtud de una frecuente intención de traspasar los límites impuestos por la muerte; el hombre es el único ser que ha soñado con ser inmortal.”, Etología humana, Animalidad versus Humanidad del Hombre », Carlos Benjamín Serrano, Corrientes, 2008

“La muerte hace preciosos y patéticos a los hombres. Estos conmueven por su condición de fantasmas.”, El inmortal, Jorge Luis Borges, en Etología humana.
“Lo que más al hombre destaca de los demás animales es lo de que guarde, de una manera o de otra, sus muertos sin entregarlos al descuido de su madre, la tierra todoparidora; la pobre consciencia huye de su propia aniquilación y así que un espíritu animal, desplacéntandose del mundo, se ve frente a éste, y como distinto de él se conoce, ha de querer otra vida que no la del mundo mismo.”, El sentimiento trágico de la vida, Miguel de Unamuno, en Etología humana.

“¿Qué es el cerebro humano sino un palimpsesto inmenso y natural? Mi cerebro es un palimpsesto y también el tuyo, lector. Innumerables capas de ideas, de sentimientos, han caído sucesivamente sobre vuestro cerebro tan suavemente como la luz. Pareció que cada una de esas capas sepultaba a la precedente pero ninguna en realidad ha perecido.”, Suspiria de profundis, Thomas de Quincey, en Palimpsestomias, Carolina Orlando, sin publicar hasta hoy.

“¿Por qué sigo vivo?, me preguntan. Lo mismo que yo le preguntaba a Lía pero las preguntas sobre la vida y la muerte no son verdaderas ni falsas: son impropias, decía Hume. (…) Nunca estamos demasiado cerca de la verdad, Agop; nunca estamos demasiado lejos tampoco. Somos lo que hacemos y yo no amo en ningún tiempo verbal; tampoco odio, casi todo me resulta indiferente desde que me enfrenté a la muerte. (…) Ella buscará su propio fin porque el mío ya llegó. Pero antes de irme para siempre vivo esta agonía de ideas.”, Culpa de los muertos, Alejandro Maciel, Barcelona, Rubeo, 2008.
“Escribo para convencerme de estar vivo. Y aún así, créame [estimado personaje] que me cuesta.”, ibídem.

“Cuando el tabú del sexo se desmoronó el lúcido Occidente descubrió que le quedaba un tabú mucho más intrigante y doloroso, la muerte es una montaña comparada con el sexo.”No sólo no nos enseñan a vivir, tampoco nos enseñan a morir cherí.”, ibídem.
“Ay, hombre, si supieras lo débil que es cualquier amor frente a la muerte, es una hoja seca en poder de una tempestad.”, ibídem.
“El miedo a la muerte total fundó todas las religiones todas las religiones de la tierra, ya lo dijiste, y los mausoleos y las catedrales. Nos aferramos desesperadamente al hilo de vida y por alguna confusión nefasta creemos que en el yo está la clave de la existencia, en el yo nos adoramos, nos veneramos y escribimos porque en el fondo pensamos que dejando un testimonio seguiremos estando más allá de la muerte física. Pero nadie muere más ni menos, vencer a la muerte es un espejismo don autor.”, ibídem.
“Todo sea para conseguir algún alivio en ese campo de batalla donde se enfrentan ejércitos pero los verdaderos beligerantes son la vida y la muerte.”, En ese laberinto llamado ciudad, José Perez Reyes, Bogotá, Andrés Bello, 2004

«Sin el trabajo no viviría pero si no escribo me muero.”, José Perez Reyes, Semanario E’a, Suplemento El baldío, Asunción, agosto de 2008.
“”Joe Slater ha muerto.”, me dijo la voz de terror que se me llegaba de más allá del muro del sueño.”, Par delà le mur du sommeil, Howard Phillips Lovecraft, Paris, Denoël, 1956.
“- ¡Vaya cretino, Warren está muerto!”, Démons et merveilles, H.P. Lovecraft, Paris, 10/18, 1973.

“No se sabe nunca cuándo se nace: el parto es una simple convención. Muchos mueren sin haber nacido; otros nacen apenas, otros mal, como abortados. Algunos, por nacimientos sucesivos, van pasando de vida en ida, y si la muerte no viniese a interrumpirlos, serían capaces de agotar el ramillete de mundos posibles a fuerza de nacer una y otra vez, como si proveyesen una reserva inagotable de inocencia y de abandono.”, El entenado, Juan José Saer, Buenos Aires, Seix Barral, 2008, (1983).

 “El acoso moral y sexual le quitó el lugar al Amor Libre, la Muerte a la Vida, la soledad letal de la Escritura a la Seducción y la Amistad…”, el Usurp-Autor.
“Ninguna vida humana es más larga que los últimos segundos de lucidez que preceden a la muerte.”, El entenado.

“El hombre es el único ser del reino animal capaz de trascender su envoltura mortal; incluso diría yo que es justamente esa capacidad a trascenderse a sí mismo que lo hace hombre.”, El solitario de Santa Ana, Luis Gasulla, Buenos Aires, Rueda, 1978.

 “…Usted insiste, mi muy estimado colega y amigo, en recoger antecedentes sobre mi zarandeada existencia, como si yo, realmente, mereciera el honor de trascender a mi inevitable fin.”, ibídem, carta de Amado Bonpland a Pedro de Angelis, Sao Borja, 10 de marzo de 1848.

“Si no me quedaran más que cinco minutos de vida, aquellos cinco minutos me resultarían en extremo más ricos que todos los de mi pasado. […] La muerte no es el sueño eterno sino el comienzo de la eternidad.”, Le pêcheur d’orchidées, Philippe Foucault, París, Seghers, « Etonnants voyageurs », 1990.
“Oigan cómo en mis adentros me lo remueve todo, como si de verdad desfilara todo mi pasado.”, Edith Piaf, « Padam…Padam », letra de d’Henri Contet y música de Norbert Glanzberg, 1951.

 “Dentro de sus memorias me quedaré cual el hombre libre de los esteros.”, mi Bonpland.
“La primavera reía sobre las tumbas, cantaba en el buche de los pájaros, ardía en los retoños vegetales, proclamaba entre cruces y epitafios su jubilosa incredulidad acerca de la muerte. Y no había lágrimas en nuestros ojos ni pesadumbre alguna en nuestros corazones porque dentro de aquel ataúd sencillo (cuatro tablitas frágiles) nos parecía llevar, no la pesada carne de un hombre muerto, sino la materia leve de un poema concluido.”, Adán Buenosayres, « Prólogo indispensable », Leopoldo Marechal, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1968, (1948).

"Registrándolo, muerto, sorprendiéronle en su cuerpo un gran cuerpo, para el alma del mundo.", César Vallejo, en " El invierno de Gunter", Juan Manuel Marcos, Asunción, Criterio Ediciones, 2009, (1987).

Publicado en Livres | Deja un comentario

“El violín de Dios”, El Liberal,Santiago del Estero, Argentina


Miércoles 25 Marzo/2009

Buscar


T: 22º Hr: 91%

Secciones
PortadaSantiagoPolicialesPolíticaEspectáculosDeportesOpiniónInteriorLa BandaTítulosMundoCulturaEconomíaFúnebres

Suplementos

EVA

Reporte
El
Productivo

 

Ediciones Anteriores
  | 
Contacto   | 
Contenidos Multimedia  |


Clima


Titulares

Cultura

Herramientas
Achicar tamaño de la fuente
Agrandar tamaño de la fuente
Imprimir esta nota Enviar esta nota a un amigo
LIBRO “El violín de Dios”, escrito por el autor santiagueño Lisandro Amarilla

Obra de santiagueño es estudiada en La Sorbona
Trascendencia.
Un destacado docente y catedrático francés utiliza el libro de Amarilla
como material de estudio en la prestigiosa universidad francesa, una de
las más importantes del mundo.

El docente y catedrático francés Eric Courthès, un apasionado del
bilingüismo, el multiculturalismo y la transculturización, entre otros
temas, se encuentra utilizando en la prestigiosa universidad francesa
de La Sorbona (París) el libro “El violín de Dios”, escrito por el
autor santiagueño Lisandro Amarilla.

La obra de Amarilla publicada en 1992 retrata la vida -novelada-
del legendario músico santiagueño Sixto Palavecino. “Para mí éste es
uno de los mejores libros que escribí, me trajo muchas alegrías y
satisfacciones; aún hoy, tantos años después de su publicación, lo
sigue haciendo”, expresó Amarilla en diálogo exclusivo con EL LIBERAL,
a quien adelantó que estudia la posibilidad de presentar el libro en
París.

“El violín de Dios” llegó a las manos de Courthès de la mano de
Gabriel Conti, que desde hace años trabaja con el músico, cantor,
autor, compositor y violinista santiagueño a quien considera “el
referente más importante de la cultura quichua”.
Hace días atrás, el escritor santiagueño se enteró a través de un
correo electrónico que Courthès trabaja en sus aulas con el libro cuya
primera edición se encuentra totalmente agotada. “Con mucho gusto me
gustaría ponerme en contacto con usted e incluso sería bueno presentar
su obra en mi laboratorio de La Sorbona en el mes de julio o agosto de
este año”, expresó a través de un mail el francés.

En ese sentido, Amarilla señaló: “Para mí es un orgullo que mi
obra trascienda de esta manera; porque hay ocasiones en las que uno no
dimensiona la trascendencia que cobran las cosas que uno escribe, como
en este caso. Nunca me hubiese imaginado que un libro mío sería
estudiado en una lugar tan prestigioso en el mundo como en La Sorbona”.

“Quiero que le quede bien en claro que ‘El violín de Dios’ es una
obra importantísima en su contexto y que me tocará sacarla del olvido
con su ayuda”, fueron las palabras para Amarilla de parte de Courthès,
que actualmente se encuentra ultimando detalles de su primera novela
sobre Amado Bonpland y que próximamente visitará nuestro país y
Paraguay, debido a una investigación que se encuentra realizando a la
que tituló “Los cuentos laboratorio de Roa Bastos”.

En tanto, el francés pactó una entrevista con el escritor
santiagueño para el mes de julio en Capital Federal, con la intención
de ver la manera de canalizar y convenir una tentativa fecha para
viajar a Francia.

Por último, el autor santiagueño expresó su deseo de conseguir la
manera de poder realizar el tan ansiado viaje a través alguna ayuda
financiera privada o estatal para poder presentar en Francia la obra
que recibió el “Premio Nacional de Novela Luis José de Tejeda”, en la
provincia de Córdoba.


Eric Courthès

 Es profesor de español en una secundaria francesa.

 Es oriundo de la ciudad atlántica de La Rochelle, en Francia.

 Es un estudioso y apasionado del escritor paraguayo Roa Bastos. A
través de una lectura exhaustiva de “El violín de Dios” conoció al
músico santiagueño Sixto Palavecino.

 Ha realizado estudios y publicaciones relacionados con el
bilingüismo, el multiculturalismo, la transculturización, insularidad,
las fronteras vivientes y el hipertexto.


Universidad de París

La antigua Universidad de París (en francés: Université de Paris)
fue fundada a mediados del siglo XII a la vera de la Catedral Notre
Dame de París por el obispo de la ciudad.
Ya para el siglo XIII contaba con varios colegios independientes,
entre ellos La Sorbona, fundada en el año 1257 y con gran prestigio
durante la Edad Media debido a su facultad de Teología. Después de las
reformas de 1968-1971 la universidad se dividió en trece universidades
independientes.

Achicar tamaño de la fuente
Agrandar tamaño de la fuente Imprimir esta nota Enviar esta nota a un amigo

Lisandro
Amarilla dialogó en exclusiva con EL LIBERAL, a quien adelantó que
estudia la posibilidad de presentar el libro en París. EL LIBERAL I
Tomás Marini


Más de Cultura
Ver noticia completa
El amor de Frida Kahlo y Diego Rivera, retratado por Le Clezio

Ediciones anteriores de Cultura
  • El adelanto de “Un buen pescador”
  • Vargas Llosa realiza “el viaje a la ficción”

  • Presentarán una original puesta que conjugará música y poesía

  • La historia de la Davis a través de Canal Encuentro

  • 20/11/08
  • Concierto Ensamble Gennero
  • Convocan a reunión a artesanos santiagueños

  • Esos amigos del alma

  • Trabaja en una obra autobiográfica

  • Una exposición en Alemania muestra la falta de pudor en el arte antiguo

  • 19/11/08
  • Una obra para leer con moderación
  • La biblioteca del Instituto Cervantes de Viena llevará el nombre de Juan Gelman

  • 18/11/08
  • El teatro 25, de Santiago al mundo
  • Ensamble Gennero actúa esta noche en Casa Castro

  • Gilbert Chesterton: viejas recetas para cambiar el nuevo mundo

  • 17/11/08
  • “Disfruté mucho de las acusaciones de plagio”
  • “La crisis estimula la literatura, que inicia una buena época”

  • 15/11/08
  • "Seguiré sintiendo en el alma no poder tocar en los festivales santiagueños"
  • 13/11/08
  • Arturo Jauretche: promotor del pensamiento argentino
  • 12/11/08
  • “Cartas de Amor a la Patria”, en Frías
  • 10/11/08
  • El blog de una treintañera en la búsqueda de un novio
  • 08/11/08
  • Retrato de Julio Cortázar por su pintor favorito y mejor amigo
  • Adatise, a un paso de concretar un sueño

  • 07/11/08
  • Emprendedores culturales de Santiago debatieron en Casa Castro
  • El Colegio 2 de Abril subió a escena la “Mejor obra” del Intercolegial de Teatro

  • 06/11/08
  • Dictarán el taller “Para el arte no hay prisión”
  • Santiagueños participarán de un encuentro sobre microrrelatos

  • 05/11/08
  • Rescatan voces de grandes escritores
  • 04/11/08
  • Una santiagueña próxima a la santidad
  • Subastarán en Madrid fotos inéditas que Antonio Cores le tomó a Pablo Picasso

  • 03/11/08
  • Presentarán en Tucumán un libro póstumo de Octavio Corvalán
  • Una historia de olvidos y memorias escrita en Uruguay
  • Las 30 noticias más leidas de Cultura
  • 13 de abril, Día de la Numismática Argentina
  • Santiago sacó “chapa” y ahora tiene su propia marca
  • Una nueva saga quiere ocupar el lugar que deja Harry Potter
  • Los Cabezones, un refugio cultural que dice adiós
  • Documental dice que Jesús tuvo un hijo y que no resucitó
  • Polémica mundial por el hallazgo del supuesto sepulcro de Jesús
  • Furor por la tonada argentina en España
  • Jorge Washington Ábalos, una obra impregnada de humanismo
  • Bayer: “El intelectual es el primero que tiene el deber de salir a acompañar a las protestas del pueblo”
  • Versos de visión madura
  • Profundo pesar por la muerte de Gogna
  • De ser considerada “plaga”, a convertirse en el último instrumento de percusión artesanal
  • El “Indio” Froilán González y su patio
  • “Una serie de desacuerdos” que terminó en renuncia
  • Conducta en los velorios
  • Costumbres, ritos y usanzas de nuestro Santiago
  • “Sé que algo importante me está esperando”
  • Dime si tienes alguno de estos 11 sueños… y te diré lo que te pasa
  • Los Cabezones, el último café
  • Un Santiago muy diferente
  • Un dibujo de Sábat en el blanco de las críticas
  • Último adiós a un exponente de la literatura de Santiago: Julio Carreras
  • Dossier – Rafael Touriño Cantos
  • El Acta y Manifiesto de la Autonomía santiagueña
  • Hugo Díaz, el santiagueño que paseó su música por el mundo
  • Los malos amores de las mujeres
  • La carta que hizo reír al Congreso
  • “Más temprano que tarde, Encuentro tiene que ser un canal
    de aire nacional”

  • El arte paseó por Santiago
  • El exquisito recuerdo de un Santiago brillante


  • ¿Le parece bien sacar a los próceres nacionales de los billetes y poner a personajes de la cultura?
    Si
    No

    ver resultados

    Ver nota


    Sofía no quiere morir más


    Argentinos contra argentinos

    A los genios locos, a los luchadores natos y a los felices cuerdos

     

     


    Santiago
    · Policiales
    · Interior
    · La Banda
    · Opinión
    · Fúnebres
    · Espectáculos
    El Productivo
    · Economía
    · Pura
    Vida

    © Editorial EL LIBERAL
    S.A. 2003
    Santiago del Estero / República Argentina

    Publicado en Livres | Deja un comentario

    “Ma prison dorée du Paraguay”, Eric Courthès ( théâtre)





    KafytjhXJBXzgeS6Y7DuFPySaGTf48ytU0d_rI_pJOzTthMTLQDuU89wdNdrjz1K9ekrUqfl1uRW2LoP2Y1fse5VH23XrO5kymfNKYBtk/casa%20Bonpland%20SMF%202.JPG">

                                                                    

     

     

     

     

     

    "MA PRISON
    DOREE DU PARAGUAY"

     

    (Pièce de théâtre des élèves du Lycée Valin, dans le cadre
    du projet pédagogique sur Aimé Bonpland d’Eric Courthès)

     

     

    SALLE DES FÊTES DE
    VILLENEUVE-LES-SALINES

     

    MARDI 17 MARS 2009

     

    20h30- 24h00

     

    PRESENCE DE CARLOS BONPLAND,
    DESCENDANT ARGENTIN,  AU DEBAT QUI SUIVRA
    LA REPRESENTATION

     

    (Droit d’entrée à
    l’appréciation de chacun)

     

    http://www.sudouest.com/charente-maritime/actualite/information/Europe.html?L=0%3Dbb54344f9d&cHash=fa1ef30595

    Publicado en Livres | Deja un comentario